Muffins de crema de leche

Estos muffins se hacen en un periquete y están “mú güenos”. Son lo más parecido a las clásicas magdalenas, pero en su versión 2.0

Necesitas un molde para muffins de 12 ó 2 moldes de 6. Y sí, el molde es importante, porque si sólo usas los papelitos para magdalenas, la masa se desparramará, el horno se quedará echo un asco y no volverás a entrar en mi blog “más nunca”. ¡Así que la que avisa no es traidora!

Dicho lo cual, toma nota y vete al súper de tu confianza que esto es lo que necesitarás:

175 gr de mantequilla (blanda, que no derretida. Sácala 1,5 hrs antes del frigo)

2 huevos

150 gr de azúcar

1 sobrecito de azúcar vainillado (como los del Lidl y si no 1,5 cucharaditas del que tengas)

100 gr de crema de leche*

200 gr de harina

½ sobrecito de levadura en polvo

24 papelitos para magdalenas

 

Al lío:

 

En un bol mezcla la mantequilla con los huevos, el azúcar común y el vainillado. Dale a las varillas a velocidad media y ve subiendo. Incorpora la crema de leche.

 

En otro bol mezcla la harina con la levadura en polvo. Pillas un colador fino, lo colocas sobre el primer bol (el de la mantequilla & company) y añades la harina a través de colador. Y no, no es por ensuciar más cacharros, si no porque la harina colada aporta mayor esponjosidad a las magdalenas. Ea, dale otra vez a las varillas hasta que quede todo bien mezclado.

 

Agarra el molde de muffins, reparte los papelitos para magdalenas de 2 en 2 (uno dentro de otro) en los huecos correspondientes. Vale, sé que estamos en crisis, pero esto le dará mayor estabilidad a tus muffins. Te queda “ná” y menos, tan sólo repartir la masa con una cuchara.

 

Mete los muffins en el horno (precalentado a 180 grados, arriba y abajo, altura media) y los horneas durante 20 min. aprox. Como cada horno es de su madre y de su padre, vigila los muffins. Haz la prueba del palillo. Si pinchas en el centro y sale limpio es que están listos.

 

Ahora ya te los puedes tomar con un “relaxing cup of café con leche in the Plaza Mayor” o en el salón de tu casa, Esto en homenaje a las no-Olimpiadas 😉

*En la receta original el ingrediente es "Schmand" palabrejo alemán que hace alusión a nata agria. Suena así-así, pero es un 
tipo de nata que se utiliza bastante en Centroeuropa y al norte también. Si vives en Madrid o cualquier otra gran ciudad (o lugar
turístico) lo podrás encontrar en la sección gourmet de El Corte Inglés o en Carrefour (no en todos). Como aún así no es
fácil de encontrar y (a en mi humilde opinión) es carísimo, puedes sustituirlo perfectamente por "creme fraiche" de la marca
President o por la nata fresca de Mercadona. También te viene de lujo la "creme legere" de Leclerc. De hecho es prácticamente
"Schmand". Lo que pasa es que las tarrinas son de 500 gr, para mi gusto, demasiado grandes. Y ya que estoy: animo a los señores
de Lidl a incluir en su gama de productos el "Schmand" ya que en Alemania sí lo tienen y está tirado de precio. Y de paso, el resto
de productos de respostería, que aquí algunas las venden a precio de oro. ¡Hala! Ya me he quedado a gusto ;-)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s